La normalización, herramienta estratégica en los proyectos de recuperación económica

España se prepara para desarrollar una elevada cantidad de iniciativas destinadas a poner en marcha la recuperación y la modernización de la economía, respaldadas por una financiación europea sin precedentes. Todas esas iniciativas deberían considerar el efecto de palanca que el desarrollo de nueva estandarización puede aportar a sus objetivos, proyectándolos a más largo plazo y a todo el sector al que van destinados. Los beneficios surgen de la propia naturaleza de las normas, claves para la competitividad.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
Fernando Utrilla
Responsable de I+D+i
UNE

La crisis económica generada por la pandemia de la COVID-19 y las severas medidas de contención sanitaria que se están requiriendo para su mitigación, han hecho necesario un plan extraordinario de la Unión Europea para estimular la recuperación, conocido como Next Generation EU. Este “salvavidas” europeo está dotado con 1,8 billones de euros, de los cuales, España tiene inicialmente asignados 140.000 millones. Esta inversión ha sido acordada por la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y los dirigentes de la UE con el objetivo de salir de la crisis actual y sentar las bases para una Europa moderna y más sostenible.

 

En nuestro país, el plan de la UE ha dado pie al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, conocido como España Puede. Este plan representa un esfuerzo sin precedentes en inversión para la modernización de la economía española, que se centra en cuatro aspectos principales: transición ecológica, transición digital, reducción de la brecha de género y cohesión territorial.

 

Uno de los instrumentos para poner en práctica este plan son los Proyectos Estratégicos para Recuperación y Transformación Económica (PERTE), lanzados por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo (MINCOTUR). Se trata de grandes proyectos tractores con capacidad de transformación sectorial y con un amplio impacto sobre la productividad y el empleo, y deberán tener una fuerte contribución a los cuatro aspectos directores del plan nacional.

 

Sin embargo, no se trata del único instrumento. Proyectos de otro tipo, gestionados por el MINCOTUR y diferentes Ministerios, también desarrollarán las actividades asociadas a los fondos del plan.

El papel de la normalización

La normalización o estandarización es una herramienta fundamental en la economía. Las normas son clave para la competitividad de los sectores productivos y, como ejemplo de indicador, su utilización aporta, anualmente, el 1 % del PIB español.

 

La propia UE subraya el papel esencial de la normalización para avanzar en la actual recuperación económica que afronta Europa. Si en la estrategia de una empresa es importante incluir la generación de nuevos estándares para dar valor al conocimiento interno y potenciar la competitividad, en un sector se convierte en una necesidad estratégica, si se quiere que los nuevos desarrollos sean ampliamente reconocidos y utilizados.

La estandarización permitirá dar continuidad, a medio y largo plazo, a los resultados de este plan, incrementando su impacto en la digitalización, sostenibilidad e internacionalización de las empresas. Esto se debe a su capacidad de recoger y transferir las buenas prácticas, colaboración y consenso que requieren las grandes iniciativas transformadoras para tener una influencia real a gran escala. Ningún proyecto de estas características debería comenzar sin tener una visión, planificación y recursos claros para utilizar la vía de la normalización.

 

Esta contribución se construye sobre los cimientos del conocimiento y la utilización de las normas técnicas existentes. Pero lo que realmente puede ayudar a transformar la industria es la conversión de los desarrollos innovadores en nuevos estándares que permitan transferir, de forma efectiva y abierta, el conocimiento y las mejores prácticas generados en los distintos proyectos hacia las empresas, la investigación y las administraciones públicas. Varias razones sustentan este mecanismo:

 

  • Los beneficios no se limitan a las empresas o al sector directamente involucrados en los proyectos, sino que ganan relevancia y aplicación en la economía o sociedad a través de efectos de arrastre definidos.
  • Se genera una amplia difusión de los conocimientos adquiridos.
  • El ámbito de aplicación cubre todas las comunidades autónomas, contribuyendo a la vertebración del territorio.
  • Se apoya la internacionalización de las empresas y el liderazgo exterior del país.
  • Se potencia la calidad, seguridad, compatibilidad e interoperabilidad.
  • Se crea una base de conocimiento y estado de la cuestión para futuros desarrollos e innovaciones.

Generar nuevos estándares en los proyectos ayudará a conseguir los objetivos del Plan, más allá de su duración y de su círculo de participantes

Carácter innovador

La normalización es la vía usada tradicionalmente por la industria para estos objetivos. Ahora es necesario aplicarla en un entorno innovador, lo que requiere considerarla y planificarla desde las fases más iniciales.

 

El uso de la estandarización como vector de difusión y explotación de resultados en el ámbito de la innovación ha sido ampliamente demostrado en el pasado programa europeo Horizonte 2020, y continuará en el próximo Horizonte Europa (2021-2027). Cientos de proyectos de I+D+i europeos, muchos de ellos con la participación de UNE, han desarrollado, en los últimos años, nuevos estándares como táctica para incrementar su impacto.

 

Esto permite pasar de un documento interno desarrollado por un consorcio de organizaciones a un estándar nacional, europeo o internacional que puede ser conocido y aplicado por cualquier empresa interesada. En cuanto a los proyectos cubiertos por España Puede, que también tienen un componente elevado de innovación e incluso a veces de investigación, se trata de aplicar el mismo razonamiento.

Futuros proyectos

Como en muchos otros ámbitos, las meras intenciones o buenas palabras no mueven el mundo. Es fundamental en este tipo de proyectos plantear acciones concretas, con responsables y presupuestos definidos. Los objetivos de estas acciones deben estar encaminados a recoger las necesidades y oportunidades observadas en cada proyecto, en cuanto a normas técnicas o estándares, y los resultados de cada proyecto con potencial de transferencia a nuevos estándares. Con esa información se pueden definir, promover y poner en marcha los procesos de normalización más adecuados a cada iniciativa.

Estos procesos abarcan un amplio rango. Por ejemplo, pueden estar relacionados con Comités Técnicos de Normalización (CTN) ya existentes (propuesta de nuevas normas, modificación de normas existentes, participación en la elaboración normas en desarrollo, etc.), con la creación de nuevos órganos como Comités Técnicos o Grupos de Trabajo, o bien con la elaboración de otro tipo de estándares fuera de los comités existentes (Especificaciones UNE, Workshop Agreements-CWA-, etc.). Y todo ello tanto en el ámbito nacional (UNE), como europeo (CEN-CENELEC) o internacional (ISO-IEC). Un gran número de posibilidades que es necesario estudiar y optimizar en cada caso.

Es fundamental plantear acciones concretas, con responsables y presupuestos definidos, encaminadas a transferir conocimiento mediante nuevos estándares

El apoyo de UNE

UNE, en su papel definido por la legislación como organismo nacional de normalización, es el instrumento de los sectores productivos españoles para desarrollar sus normas técnicas y defender sus intereses en los organismos europeos e internacionales de normalización. Mediante un fructífero modelo de colaboración público-privada, favorece asimismo la implementación de políticas tecnológicas y sociales promovidas por diferentes administraciones públicas, a las que suma el consenso de los actores implicados. Por lo tanto, ante este nuevo reto, UNE está a disposición de los sectores productivos y las Administraciones Públicas para contribuir activamente al éxito de estas iniciativas.

 

La situación actual de la normalización en cuanto a la digitalización y la sostenibilidad se encuentra recogido en los informes Apoyo de la Normalización a la Transformación Digital y Apoyo de la Normalización a la Transición Ecológica, publicados por UNE. Además, en cada sector, existirán diversos CTN activos en muchos aspectos cubiertos por estos proyectos emergentes.

 

Es necesario, por tanto, ligar las actividades de estos proyectos con dichos CTN y crear todos los que sean necesarios para dar respuesta a todas las necesidades encontradas. Los fondos europeos pueden permitir a las pequeñas y grandes empresas, así como a asociaciones y organizaciones tecnológicas y de investigación, cubrir los costes necesarios para su dedicación a estas actividades, facilitando su puesta en marcha y lanzamiento.

Más información

https://bit.ly/3dP5yec

Números anteriores

Consulta números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utiliza los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.