Normalización en Europa

Normalización, aliada de la política industrial europea

España acogió en octubre la Cumbre Europea de la Normalización, un evento de los organismos europeos de normalización CEN y CENELEC al que asistieron más de 100 expertos de organismos de normalización de 34 países y representantes de la Comisión Europea, entre otros. La cita en la que UNE ejerció de anfitrión, sirvió para subrayar el papel clave de los estándares en apoyo a la política industrial europea y al mercado común, contribuyendo a las prioridades políticas de Europa. Con este motivo, representantes de la Comisión Europea, asociaciones sectoriales y organismos de normalización comparten su visión.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn
Joaquim Nunes de Almeida Director de Política, Regulación e Implementación de Mercado Único Comisión Europea

Joaquim Nunes de Almeida Director de Política, Regulación e Implementación de Mercado Único Comisión Europea

La Comisión Europea espera de los organismos de normalización que apoyen la estrategia a largo plazo para el futuro industrial, contribuyan a mejorar la soberanía tecnológica de Europa, a garantizar un buen funcionamiento del mercado único y a abordar el cambio climático.

Malte Lohan Director General de Orgalim-Europe’s Technology Industries

Malte Lohan Director General de Orgalim-Europe’s Technology Industries

Orgalim-Europe’s Technology Industries es una asociación que representa a industrias tecnológicas europeas abarcando las ramas de ingeniería mecánica, eléctrica, electrónica, TIC y tecnología de los metales. La entidad confía en el sistema europeo de normalización porque no sólo ha impulsado el mercado único sino que facilita a sus empresas el acceso a mercados globales.

Guillermo Amann Presidente de AFBEL

Guillermo Amann Presidente de AFBEL

Para la asociación española que aglutina a la práctica totalidad de fabricantes nacionales de equipamientos, productos y soluciones para redes eléctricas de transporte y distribución, AFBEL, la normalización es un gran aliado porque impulsa la competitividad de sus empresas.

Elena Santiago Directora General de CEN y CENELEC

Elena Santiago Directora General de CEN y CENELEC

Los organismos europeos de normalización, CEN y CENELEC, están preparados para atender las prioridades establecidas en la agenda de la Presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen. De hecho, ya trabajan en campos como la economía circular o la transformación digital.

Javier García Director General de UNE

Javier García Director General de UNE

La Asociación Española de Normalización, UNE, lleva la voz y defiende los intereses de las empresas y sectores económicos españoles en los foros europeos e internacionales en los que se discuten normas clave para su competitividad.

Miguel Ángel Aranda
Coordinador Internacional
UNE

El desarrollo de normas es una actividad que busca dar respuesta a las necesidades de los mercados a través de documentos que incorporen las tecnologías emergentes y proporcionen vías para proveer a los ciudadanos de servicios y productos seguros y de calidad. Estas vías se han enmarcado durante más de 30 años en el Nuevo Enfoque, mediante el cual las organizaciones de normalización y los legisladores europeos han mantenido una colaboración público-privada de éxito basada en la confianza y colaboración mutua de ambas partes.

 

Esta colaboración se vio reforzada con la publicación y entrada en vigor en 2012 del Reglamento sobre la Normalización Europea, que creaba un nuevo marco para el desarrollo de normas; y en particular, abría la puerta a la incorporación de ajustes adicionales para los estándares que tuvieran relación con las diferentes legislaciones.

 

La necesidad de la Comisión Europea (CE) de añadir e intensificar los controles para las normas que otorgan presunción de conformidad a directivas europeas, ha hecho necesario establecer un diálogo permanente entre la comunidad que elabora las normas y la que decide su citación en el Diario Oficial de la Unión Europea. No solo la Iniciativa Conjunta por la Normalización Europea (JIS) sirvió para encontrar de forma conjunta procedimientos para facilitar la citación de normas, sino que ha promovido sostener en el tiempo acciones y proyectos comunes para dotar de transparencia y eficacia al proceso de citación.

 

Los proyectos iniciales se definieron a través de la Comunicación de la CE  Normas armonizadas: aumento de la transparencia y la seguridad jurídica en aras de un mercado único plenamente operativo, posteriormente completadas a través de las conclusiones de A new level of ambition for a competitive Single Market. Esta comunicación recoge las acciones en curso y previstas para asegurar la citación de normas.

Eliminar las barreras técnicas

A través de esta, el Consejo Europeo reclama un compromiso concreto y objetivos claros para evitar y eliminar las barreras técnicas en el mercado único. Solicita a la Comisión que trabaje con los Estados Miembro y todas las partes involucradas en el incremento de la transparencia y de la inclusividad en el Sistema Europeo de Normalización. Además, pide trabajar en la mejora del proceso de desarrollo y adopción de normas europeas para la más conveniente adaptación a las necesidades del desarrollo de soluciones técnicas acordes al estado del arte, incluyendo el entorno internacional; para así continuar con los esfuerzos de eliminar el conjunto de normas candidatas a armonizadas no publicadas aún en el Diario Oficial de la Unión Europea.

 

Ambas comunicaciones refuerzan el compromiso de las organizaciones europeas de normalización CEN y CENELEC, tal y como han expresado recientemente en su Declaración Las Normas crean Confianza en la que subrayan la contribución de las normas para hacer realidad las prioridades políticas europeas junto con la Comisión Europea.

 

UNE sigue con interés todas las acciones en marcha y contribuye al diálogo en los diferentes ámbitos existentes. En el ámbito nacional, a través de sus Comisiones Consultivas en sectores como construcción, electrotécnico y economía circular, reúne a los diferentes agentes nacionales con el objeto de asegurarles la información actualizada de los avances, así como favorecer también un diálogo constructivo que busque contribuir al buen funcionamiento del mercado único a través de posiciones nacionales consensuadas. Las normas armonizadas, documentos de carácter voluntario, siguen siendo clave para acceder a los mercados cubriendo las necesidades en el campo técnico, comercial y de apoyo a la innovación; en definitiva, promoviendo la competitividad global de la industria europea.

 

Son numerosos los avances que se han desarrollado por los organismos de normalización europeos, que van desde el desarrollo e implantación de indicadores clave para que las normas candidatas a ser armonizadas se controlen desde su concepción, durante su elaboración, así como en su evaluación por la Comisión Europea y publicación final. La Comisión, adicionalmente está trabajando en el desarrollo de un documento de Orientación sobre aspectos prácticos de la implementación del Reglamento de Normalización. El objeto será explicar el proceso de elaboración de las peticiones de normalización, instrumento con el que se especifican las normas a desarrollarse en apoyo a la legislación, así como los procedimientos de evaluación de las normas candidatas a ser armonizadas.

Las normas armonizadas europeas son clave para acceder a los mercados promoviendo la competitividad global de la industria europea

Procedimientos eficaces

Este documento asegurará que la deseada relación sólida y de confianza entre la CE y los organismos europeos de normalización se sustente en procedimientos transparentes, eficaces, definidos con claridad tanto en su desarrollo como en las responsabilidades que los diferentes implicados tienen en el mismo para generar normas que cubran su propósito, sean de calidad y se elaboren dentro de unos tiempos adecuados.

 

Es finalmente relevante detectar nuevas áreas de normalización que respondan a la evolución de las tecnologías. Este ejercicio ha hecho que los organismos de normalización, nacionales, regionales e internacionales, desarrollen continuas actividades de prospección para asegurar que las normas recojan el estado del arte existente, así como sacar partido de los proyectos de innovación en los que la normalización ya aparece como un elemento adicional. Al mismo tiempo, la evolución digital también es parte del futuro de la normalización y tanto los desarrollos de los documentos como el formato o servicio final están evolucionando para incorporar nuevos formatos y tecnologías en línea que respondan las expectativas de los usuarios en la era digital.  

"Necesitamos continuar aprovechando el impacto positivo de la estandarización"

Joaquim Nunes de Almeida
Director de Política, Regulación e Implementación de Mercado Único
Comisión Europea

La Comisión Europea espera de los organismos de normalización que apoyen la estrategia a largo plazo para el futuro industrial, contribuyan a mejorar la soberanía tecnológica de Europa, a garantizar un buen funcionamiento del mercado único y a abordar el cambio climático.

A punto de constituirse una nueva Comisión Europea, ¿en qué medida puede evidenciarse la contribución al crecimiento del mercado interior del marco regulatorio europeo (NLF) de apoyo de las normas a la aplicación de la reglamentación?

El marco regulatorio europeo (NFL por sus siglas en inglés) está diseñado como un sistema flexible e impulsado por el mercado construido en torno al consenso de la industria, incluidas las pequeñas y medianas empresas, así como otras partes interesadas clave. Por la misma lógica, el sistema europeo de normalización se basa en una colaboración público-privada entre la Comisión Europea y la comunidad de normalización. No hay duda de que las normas tienen un impacto económico, y las empresas y los consumidores en el mercado único perciben sus beneficios todos los días. Desde una perspectiva más amplia, se ha demostrado que un sistema de estandarización que funciona bien ayuda a Europa a salvaguardar su ventaja como primer impulsor en muchos sectores importantes, y a mantenerse al día con los cambios y las oportunidades creadas por la evolución del mercado.

En este mismo escenario, ¿pueden la industria europea, los gobiernos nacionales y la sociedad en general seguir contando con este modelo de colaboración público-privada para hacer frente a sus retos?

Para crear un entorno operativo efectivo en un mundo cada vez más complicado, interconectado y de ritmo cada vez más rápido, la colaboración público-privada es crucial para cubrir todos los ángulos del trabajo de la Comisión Europea y la comunidad de estandarización. Por eso, el Reglamento de Normalización estableció un marco sólido para los requisitos de inclusión. Subrayando la importancia del papel de las Organizaciones Europeas de Normalización y de la industria en el desempeño del sistema europeo de normalización, el objetivo conjunto de todos los socios es garantizar que el Reglamento de Normalización y otras legislaciones relevantes se implementen de la manera más efectiva posible. Sin embargo, como cualquier otra forma organizativa para funcionar de la mejor manera posible, debe actualizarse y mejorarse continuamente para responder a los desafíos actuales y futuros. La Comisión Europea debe continuar entablando un diálogo con todos sus socios para mejorar la coordinación y asegurarse de que sigue siendo adecuada para su propósito.

¿Qué espera la Comisión Europea de los organismos europeos y nacionales de normalización para que este modelo de colaboración siga contribuyendo al crecimiento del mercado interior?

La Comisión no participa directamente en el desarrollo de normas, pero tiene la obligación de seguir el proceso y evaluarlo a fondo. Esta es una responsabilidad pública importante y, por supuesto, la Comisión se toma muy en serio su papel. Es crucial que todas las partes interesadas involucradas en el proceso cooperen de manera constructiva para avanzar más en lo que respecta a la inclusión, la seguridad jurídica y la previsibilidad con el objetivo de una rápida publicación de estándares. Quiero enfatizar la importancia de tener un intercambio de opiniones permanente sobre la posible mejora adicional de los procedimientos, cuando sea factible. Necesitamos continuar aprovechando el impacto positivo de los estándares y la estandarización. Apoyar una estrategia a largo plazo para el futuro industrial de Europa, mejorar la soberanía tecnológica de Europa, garantizar un buen funcionamiento del mercado único o abordar el cambio climático son oportunidades para aprovechar y desafíos para abordar también para la estandarización europea.

"La normalización europea impulsa nuestra competitividad"

Malte Lohan
Director General de Orgalim-Europe’s Technology Industries

Orgalim-Europe’s Technology Industries es una asociación que representa a industrias tecnológicas europeas abarcando las ramas de ingeniería mecánica, eléctrica, electrónica, TIC y tecnología de los metales. La entidad confía en el sistema europeo de normalización porque no sólo ha impulsado el mercado único sino que facilita a sus empresas el acceso a mercados globales.

¿Considera que el modelo regulatorio europeo de uso de las normas en apoyo del cumplimiento de la legislación (NFL) ha aportado valor a la industria europea?

Hemos sido siempre grandes partidarios del “Nuevo enfoque de armonización técnica y estándares”. Ha sido muy eficaz para respaldar la libre circulación de nuestros productos en el mercado único, porque era un modelo de mejor regulación: hacer uso de los procesos existentes, desplegados voluntariamente por operadores privados para apoyar objetivos colectivos como la seguridad y la calidad en beneficio de la sociedad en general.

 

Para las empresas, el beneficio es que los detalles técnicos no se especifican en la legislación, sino que se establecen mediante normas europeas armonizadas. Una vez que se cita una norma en el Diario Oficial de la UE, las empresas pueden usarla para demostrar que sus productos cumplen con la legislación pertinente.

 

Dicho sistema ofrece a las empresas una mayor flexibilidad para demostrar el cumplimiento de la legislación de la UE y está reconocido por las autoridades de los Estados miembro. Elimina la burocracia que puede acompañar a los procedimientos nacionales para declarar conformidad, evitando costes adicionales. Todo esto ha supuesto un gran impulso para nuestra competitividad.

¿Qué mensaje le traslada la industria europea a la nueva Comisión para que este modelo regulatorio siga aportando valor y certidumbre en el marco de la política europea industrial?

La única forma de obtener estos beneficios es que cada grupo de partes interesadas (autoridades europeas y nacionales, organizaciones de normalización, industria y otras partes interesadas) confíe en que el sistema funciona correctamente y confíe entre sí para llevar a cabo su función de la mejor manera posible.

 

Sin embargo, hemos visto surgir algunos obstáculos burocráticos en los últimos años, que están llevando a serios retrasos que no tienen sentido para nuestros expertos técnicos. Si estos expertos concluyen que el proceso de estandarización en el contexto de la UE es demasiado burocrático, pueden dejar de participar. Y sin la aceptación de las partes interesadas de la industria, el sistema deja de cumplir su propósito de facilitar la venta de bienes en el mercado único de manera oportuna y rentable.

 

Por lo tanto, pedimos a la nueva Comisión Europea que reevalúe los requisitos legales que ellos ven para la mención de normas armonizadas en el Diario Oficial. Solo podemos lograr esto mediante un diálogo renovado entre la Comisión y los organismos de normalización.

¿Qué deben hacer los organismos europeos y nacionales de normalización para seguir prestando un servicio de valor que contribuya al éxito de la industria europea?

La estandarización ha acompañado durante mucho tiempo nuestra evolución económica. Ayudó a apoyar la primera revolución industrial, ha impulsado la globalización con el estándar de contenedores de 40 pies y ahora está claramente permitiendo la innovación tecnológica en muchos sectores, incluso para su transformación digital. El sistema europeo de estandarización combina mejor la relevancia del mercado con la armonización, la oportunidad y la relevancia de las políticas. También ayudó a dar acceso a las empresas no solo al mercado único sino a un mercado global, ya que la mayoría de los estándares europeos están alineados con los estándares ISO e IEC.

 

Nuestras empresas esperan mucho de los organismos de normalización nacionales y europeos para mantener y mejorar aún más estos activos. También esperan que mejoren su propia transformación digital, que exploren nuevas formas de comunicar los estándares a los usuarios, y que tengan en cuenta que sus principales partes interesadas son aquellas que usan sus estándares: la industria.

"Las normas son nuestras aliadas"

Guillermo Amann
Presidente de AFBEL

Para la asociación española que aglutina a la práctica totalidad de fabricantes nacionales de equipamientos, productos y soluciones para redes eléctricas de transporte y distribución, AFBEL, la normalización es un gran aliado porque impulsa la competitividad de sus empresas.

¿Qué aporta la normalización a su sector?

El sector eléctrico ha sido siempre ferviente defensor de la normalización. No en vano existe CENELEC, organización de normalización hermana de la genérica CEN, pero específica en los temas relacionados con el sistema eléctrico en toda su extensión.

 

No es una cuestión puramente de principios, es una cuestión de analizar lo que el sector entiende que es mejor para un funcionamiento excelente de toda su cadena de valor.

 

Desde la Asociación Española de Fabricantes de Bienes de Equipo Eléctricos de Alta y Media Tensión (AFBEL) siempre hemos considerado la normalización como un aliado porque nos facilita nuestro trabajo desde el desarrollo del producto hasta su puesta en el mercado. El desarrollo del producto se simplifica mediante el establecimiento de los valores, parámetros, características, funcionalidades y concreción del desempeño que la norma fija que el producto debe cumplir durante su vida útil. La homologación se clarifica a través de la definición normativa de los métodos de prueba y los criterios de evaluación.

¿Cómo apoyan las normas, europeas y nacionales, a la competitividad del sector?

Las normas definen el marco de relación entre proveedores y usuarios, entre fabricantes y clientes, facilitando a ambos su labor. A los primeros les define el qué y el cómo configurar el producto, y a los segundos, les facilita enormemente la comparación, estructurada y aséptica, del abanico de productos y soluciones que se les ofrece.

 

Además, los fabricantes valoramos su existencia como factor que beneficia la competitividad de nuestras empresas. Un análisis superficial de cualquier norma podría llevar a pensar que su exigencia es una carga adicional que incrementa el coste de los productos que define. Pero no es así.

 

Las normas contribuyen a reducir los costes de fabricación al permitir ciertos grados de uniformidad de la producción, además de permitir organizar más eficientemente la fabricación seriada a través del establecimiento de procesos de manufactura más precisos y uniformes.

 

Y las ventajas de las normas llegan incluso al trabajo comercial de puesta en el mercado. Una norma correctamente definida permite analizar la idoneidad y adaptación de tu producto a una determinada demanda y simplifica la organización de la información que se presenta al cliente en ofertas y concursos.

 

No hay que olvidar otro factor relevante que facilita la labor de puesta en el mercado del producto; las normas son, en su inmensa mayoría, europeas. Su amplio espectro de aplicación facilita el mercado único en la Unión Europea y el acceso a multitud de mercados internacionales.

 

Además de todas estas ventajas las normas facilitan la concreción del entorno regulatorio. Los reglamentos apoyándose en que la norma ya ha acotado, concretado y definido la caracterización técnica del producto en cuestión, pueden centrarse en los condicionamientos medioambientales, sociopolíticos y no tecnológicos de toda índole en los que pueden aportar más valor.

¿Qué áreas considera que necesitan mayor desarrollo normativo?

Las normas son entes vivos. Se deben adaptar a la imparable evolución de la tecnología, a las nuevas solicitudes de uso a las que los productos se pueden ver sometidos y a la demanda creciente de implicación y eficiencia medioambiental. Es necesario mantener siempre activa la evolución normativa; y ese trabajo, es un trabajo de todos.

"Estamos preparados para afrontar los nuevos retos"

Elena Santiago
Directora General de CEN y CENELEC

Los organismos europeos de normalización, CEN y CENELEC, están preparados para atender las prioridades establecidas en la agenda de la Presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen. De hecho, ya trabajan en campos como la economía circular o la transformación digital.

Ante la nueva Comisión Europea y pensando en los próximos cinco años, ¿qué elementos de valor aporta la normalización a las instituciones, actores económicos y la sociedad europeos?

Me gustaría empezar citando unas palabras de la introducción de “Orientaciones políticas 2019-2024” de la recién elegida Presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen: “esforzarnos más en casa para ser líderes a escala mundial”.

 

La normalización europea puede dar respuesta a este anhelo y tenemos una aportación clara para tres de las seis ambiciones para Europa que Von der Leyen ha establecido en su agenda. Se trata de: Un Pacto Verde Europeo, Una Europa adaptada a la era digital y Una Europa más fuerte en el mundo.

 

De hecho, en la Declaración publicada por CEN-CENELEC en abril del 2019 Las Normas generan Confianza, que representa nuestro compromiso de colaboración con las instituciones comunitarias, ya anticipamos con una apuesta muy concreta cómo el Modelo de Norma Única contribuye de manera tangible a la obtención de resultados.

 

Esta oferta también refleja nuestros retos más importantes, retos que sólo podremos afrontar si trabajamos más y más juntos. La norma europea es el fruto más visible de este objetivo, se desarrolla creando consenso y se aplica en 34 países miembros de CEN y CENELEC, y estimula la innovación y el progreso tecnológico y social. UNE nuestro miembro en España, es el responsable de motivar y coordinar los intereses de los operadores económicos nacionales y de traerlos a Europa.

En este mismo marco temporal, ¿qué retos tiene la normalización europea?

Empezaré por la economía circular, en donde ya tenemos una actividad técnica frenética pero donde todavía hay mucho por hacer para incentivar a la industria y cumplir el compromiso europeo con los objetivos de sostenibilidad de la Agenda 2030. Otro reto importante es el desafío de la transformación digital, donde no sólo es importante que las normas acompañen la evolución tecnológica, sino también que generen la confianza de los ciudadanos y usuarios en esas nuevas tecnologías. Las normas europeas deben ser una herramienta de inspiración e innovación para que la legislación europea, todavía muy sectorizada, pueda evolucionar de manera coherente hacia un mercado único digital. Este requiere soluciones integradas y aplicaciones derivadas que garanticen seguridad legal a la hora de afrontar desafíos generados por la inteligencia artificial, ciberseguridad, 5G, Internet de las Cosas (IoT), tecnología cuántica, cadenas de bloques o gestión de datos, incluyendo la protección y privacidad de los ciudadanos en su más amplio concepto.

En relación con el modelo europeo de reglamentación que se apoya en las normas técnicas, ¿qué papel van a tener las normas en apoyo a la política industrial europea y al mercado interior?

Las Normas del siglo XXI, en cuyo prototipo ya hemos empezado a trabajar, serán en parte soluciones automatizadas en aplicación y uso, incrementando así la seguridad, fiabilidad, interoperabilidad y sostenibilidad de los productos y servicios que circulan por el mercado único. Un mercado único armonizado, que continúe creando valor para Europa y ofreciendo mecanismos eficientes de cumplimento con la legislación comunitaria: las normas europeas armonizadas.

 

Esta transición política es una oportunidad de oro para aunar esfuerzos con los actores económicos que contribuyen incansablemente a la armonización europea. También para motivar a las instituciones a trabajar en el marco de nuestra colaboración público-privada, en procesos que sin poner en peligro los requisitos que caracterizan el modelo europeo, contribuyan a la competitividad de nuestras empresas, incluyendo a las pymes, y las prepare para liderar el mercado global.

"El buen posicionamiento mundial de UNE beneficia a los sectores españoles"

Javier García
Director General de UNE

La Asociación Española de Normalización, UNE, lleva la voz y defiende los intereses de las empresas y sectores económicos españoles en los foros europeos e internacionales en los que se discuten normas clave para su competitividad.

¿Qué supone para los sectores productivos y la sociedad participar en el desarrollo de las normas europeas?

Un objetivo fundamental de la normalización, y más si cabe en el entorno europeo, es potenciar la capacidad de las empresas de seguir evolucionando en sus procesos productivos, siendo un apoyo clave para la innovación en sus nuevos productos y servicios y para su competitividad en el mercado europeo.

 

Un elemento clave en este sentido es que el cumplimiento de las normas europeas por parte de los nuevos productos y servicios aporta confianza a los clientes, en cuanto a características de calidad, seguridad e interoperabilidad de esas nuevas soluciones con las ya existentes en el mercado.

 

Que los sectores industriales participen en el desarrollo de normas europeas les permite liderar los estándares, evitando en muchas ocasiones una sobrerregulación.

 

Pero el alcance de las normas europeas trasciende nuestras fronteras. En muchos mercados distintos al europeo son referencia y, además, cada vez hay una mayor integración entre las normas europeas e internacionales. Las compañías europeas son globales y legítimamente aspiran a que con una única norma se les abran las puertas de diferentes mercados.

¿Y para los representantes de las Administraciones públicas nacionales?

Los beneficios vienen principalmente por dos vías: la primera está relacionada con la utilización de las normas para facilitar el cumplimiento de la legislación, reduciendo la carga y las dificultades administrativas a las empresas. La otra es el uso de las normas en la contratación pública, ya que su referencia en los pliegos de prescripciones técnicas simplifica los procesos, aportando confianza y transparencia.

¿Qué papel juega España en el escenario europeo de normalización?

En los últimos años, UNE se ha posicionado de manera estratégica en los organismos europeos e internacionales de normalización, reforzando su presencia y capacidad de influencia en los órganos de gobierno de CEN y CENELEC, así como en ISO. Además, hemos adquirido más experiencia y efectividad a la hora de canalizar la participación española.

 

Este buen posicionamiento beneficia a los sectores económicos españoles, que pueden defender aún mejor sus intereses en los foros internacionales y europeos en los que se elaboran normas clave para su competitividad. Además, hemos potenciado el liderazgo de iniciativas que hace unos años ni nos planteábamos.

 

Hoy España es un referente mundial en estándares de Industria 4.0, blockchain, seguridad, innovación, turismo, accesibilidad, construcción, compliance o ciudades inteligentes, entre otros. Además, los expertos españoles lideran 130 órganos técnicos de normalización internacionales y europeos.

 

A partir de la crisis económica de 2008 los sectores españoles se vieron obligados a mirar al exterior. Entonces la normalización reforzó su valor como una útil herramienta para las exportaciones.

¿Qué experiencia aporta España sobre la contribución de la normalización al despliegue de políticas públicas?

En España tenemos una gran experiencia, con un modelo ejemplar de colaboración público-privado entre las Administraciones públicas y los sectores productivos en la normalización de UNE. Esta cooperación es tan estrecha que en nuestros órganos de gobierno hay presencia de AA.PP.

 

Tenemos reglamentos nacionales que se apoyan en normas UNE desde antes de los años 80 y el 12 % de nuestras normas están citadas en la legislación nacional, siendo un apoyo eficaz para la reglamentación y el despliegue de políticas públicas.

Video. Contribución de la normalización al mercado único

Números anteriores

Consulta números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utiliza los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.