UNE 23500

Sistemas de abastecimiento de agua contra incendios

La nueva UNE 23500 es una evolución de la versión de 2012, recogida en el RD 513/2017. Así, muchas de las novedades pasan por afianzar cuestiones como la adaptación a las nuevas tecnologías, aplicación a todos los tipos de sistemas, búsqueda de coherencia técnica con las múltiples referencias sectoriales establecidas como normas UNE-EN de aplicación, en particular las que son referencia reglamentaria. Todo ello con la máxima principal de garantizar la fiabilidad de unos equipos y sistemas que sólo entran en funcionamiento en caso de incendio.

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn
Carlos Luján
Presidente
CTN 23/SC 5/GT Sistemas fijos de lucha contra incendios y sus componentes y agentes extintores

La utilización de sistemas fijos para la protección activa contra incendios es el método más extendido para la extinción de incendios, después de los extintores portátiles. Muchos de ellos utilizan el agua como agente extintor, como es el caso de rociadores, agua pulverizada, bocas de incendio equipadas (BIE), hidrantes, espuma física y agua nebulizada. Estos sistemas se diseñan, instalan y mantienen según el Real Decreto 513/2017, el Reglamento de Instalaciones de Protección Contra Incendios (RIPCI), que se apoya en gran parte en las normas UNE que elabora el CTN 23 Seguridad contra incendios y cuya secretaría asume TECNIFUEGO.

 

Existen normas para cada sistema fijo que detallan en algunos casos los requisitos para cada componente, criterios de diseño del sistema y también incluyen consideraciones sobre su instalación y mantenimiento. Pero para poder garantizar que les llega el caudal y presión de agua requeridos en sus respectivas normas, es necesario establecer las especificaciones necesarias del abastecimiento de agua a dichos sistemas. Concretamente, un abastecimiento de agua consta de tres grandes partes: captación y fuente de agua; sistema generador de caudal y presión necesarios; red general de distribución del agua a los sistemas. La recientemente revisada UNE 23500 Sistemas de abastecimiento de agua contra incendios establece los requisitos para la alimentación de los sistemas específicos de extinción de incendios que emplean agua.

 

Aunque la primera edición de la Norma UNE 23500 data de 1983, es la edición de 1990 la que fue el primer referente RIPCI publicado en 1993. Desde finales de 2007 y tras cuatro años de dedicación por parte del grupo de trabajo y los órganos técnicos responsables dentro del CTN 23, en enero de 2012 se publicaba la UNE 23500:2012, que anulaba y sustituía a la anterior de 1990. De hecho, el RD 513/2017 de 12 de junio de 2017 hace referencia a dicha norma como única exigencia para los sistemas de abastecimiento de agua contra incendios. La nueva Norma UNE 23500:2018, publicada el pasado mes de noviembre, anula técnicamente y sustituye a la edición 2012 en el catálogo de UNE.

Motivos para actualizar la norma

A mediados de 2015 comienza a sentirse la necesidad de mejorar aún más la Norma UNE 23500:1990, viendo cómo otras referencias normativas relacionadas con ella, y en particular la Norma EN 12845 de rociadores automáticos, iban revisándose en Europa y adoptándose en el ámbito nacional como normas UNE. Los comentarios recibidos hasta entonces hicieron ver que se trata de una norma muy utilizada en el sector y requerida por diversos estamentos, tanto públicos como privados. Se hacía necesario atender las experiencias recibidas por las partes involucradas en el sector: usuarios, instaladores, mantenedores, fabricantes, proyectistas, etc.

 

Por todo ello, desde el CTN 23/SC 5 Sistemas fijos de lucha contra incendios y sus componentes y agentes extintores se consideró necesaria su revisión para incluir nuevas tecnologías contrastadas de aplicación en la materia; crear una mejor definición de los textos normativos; proporcionar una mayor descripción e ilustración técnica; ampliar detalles con complementos gráficos y ejemplos; o adecuar la norma y armonizarla con otras normas de aplicación a estos sistemas, entre otros aspectos.

 

En su momento, la Norma UNE 23500:2012 se redactó bajo los siguientes criterios que se han seguido manteniendo al editar la nueva UNE 23500:2018:

 

  • Que sea aplicable a todo tipo de sistemas: rociadores, bocas de incendio equipadas, hidrantes exteriores, etc.
  • Que integre conceptos de las referencias técnicas públicas y privadas existentes en Europa, seleccionando la solución más adecuada para la seguridad.
  • Atender las experiencias recibidas por las partes involucradas en el sector: usuarios, instaladores, mantenedores, fabricantes, proyectistas, etc.
  • Enfocarse en una mayor seguridad de funcionamiento de unos equipos que, estando inactivos durante un período de tiempo, deben actuar a plena carga en breves instantes, en caso de incendio y con la máxima fiabilidad.

 

Además de integrar todos estos aspectos, el trabajo de revisión de la UNE 23500 ha sido un ejemplo de transparencia y apertura, que ha hecho posible recibir de partes interesadas externas al CTN 23 más de 100 comentarios al proyecto tramitado en primera información pública y llevar a cabo su gestión para alcanzar el consenso necesario para su publicación.

Principales novedades

Principales novedades

En respuesta a múltiples consultas recibidas preguntando cómo definir si es abastecimiento sencillo, superior o doble, la Norma UNE 23500:2018 incluye un nuevo Anexo B (informativo) donde se describe el método para seleccionar la categoría y la clase de abastecimiento.

 

El apartado 4. Fuentes de agua se describre antes que el apartado 5. Tipos y condiciones de abastecimientos de agua. En la versión 2012 estaban al revés, pero es más lógico y entendible el orden en que se describen ahora. Además, las tablas para determinar la clase de abastecimiento están redactadas de manera más comprensible y se presentan ordenadas de dos maneras facilitando la selección: por tipo de fuente o por clase de abastecimiento con figura esquemática. Asimismo, hay una mayor y mejor definición e ilustración de las fuentes inagotables y de los depósitos de agua, incluyendo versiones de depósitos cilíndricos, no contemplados en normas anteriores.

Una de las novedades más llamativas es la eliminación del Anexo C de la edición de 2012. Dicho anexo queda sustituido por todo un nuevo apartado 6.4 de la nueva revisión, aplicable solamente para abastecimiento sencillo. Este apartado especifica que la parada de la bomba principal sólo puede ser manual e incluye la definición del alcance de opciones voluntarias adicionales a las requeridas en la norma. Así, por ejemplo, la Tabla 8 del apartado 6.4.1 detalla las condiciones para casos de abastecimiento sencillo con opciones diésel, diferenciándola de la Tabla 6 aplicable para abastecimiento superior o doble. Además, en estos casos, la opción voluntaria de pequeña bomba con motor diésel, permite que sea monobloc, con un juego de batería y tres intentos de arranque.

 

En otro orden de cosas, ha sido necesaria una armonización de los colores de alarmas en consonancia con la UNE-EN 12845 Sistemas fijos de lucha contra incendios. Sistemas de rociadores automáticos. Diseño, instalación y mantenimiento y con UNE 23007-2 Sistemas de detección y de alarma de incendios. Parte 2: Equipos de control e indicación, ambas referencias técnicas incluidas en el RD 513/2017. La UNE 23500:2018 especifica por tanto los colores de las alarmas y avisos con este criterio:

 

  • Verde: para representar estados normales; por ejemplo presencia de tensión de red.
  • Azul: para representar avisos o prealarmas de posible incendio; por ejemplo, bomba en demanda.
  • Amarillo: para fallos y anomalías técnicas; por ejemplo, fallo de arranque/no hay presión.

Ejemplo de sistema de bombeo para protección contra incendios

Ejemplo de sistema de bombeo para protección contra incendios
Fuente: Norma UNE 23500

Sistema de bombeo

Aparece un nuevo apartado 6.5 que está íntegramente referido a sistema de bombeo en un abastecimiento superior o doble, que sustituye al apartado 6.4 de la versión de 2012. Para que los medidores de caudal tengan una escala que permita la lectura adecuada de los caudales requeridos en la norma, se ha modificado el rango de precisión de medida del caudalímetro, quedando entre el 40 % y 150 % del caudal nominal de la bomba (Qnb).

 

En el circuito general de impulsión a los sistemas, se permiten válvulas de cierre de seccionamiento o compuertas supervisadas eléctricamente que están totalmente abiertas, o bien con poste indicador y candado. Las válvulas de seccionamiento del circuito de pruebas deben tener señal de supervisión eléctrica siempre que no estén completamente cerradas.

 

En el apartado 6.5.2.2 quedan ampliadas las definiciones de presión de impulsión, nominal, de aspiración y sus límites. Asimismo, se define el concepto de curva estable de la bomba, tal y como especifica el proyecto prEN 12259-12 Sistemas de fijos de lucha contra incendios. Componentes para sistemas de rociadores y agua pulverizada. Parte 12: Bombas. En bombas con curvas de potencia absorbida creciente hasta un punto máximo y luego decreciente, la potencia del motor debe ser superior a la máxima absorbida de la bomba incrementada en un 5 % más de margen.

 

La nueva versión tiene especial cuidado con la redacción de párrafos que inducían a errores interpretativos, como por ejemplo que el suministro eléctrico debe estar disponible permanentemente, algo imposible de cumplir, cuando lo que realmente se quiere transmitir es que el sistema esté operativo (no desconectado). Este ejemplo podría ser interpretado como que hay que garantizar el suministro eléctrico en todo momento, disponiendo de grupos electrógenos adicionales, pero nadie puede garantizar que otros suministros adicionales no fallen. En este sentido, para paliar esta circunstancia y normalizar el principio básico de mantener operativo al máximo posible el suministro eléctrico, se define el concepto de suministro eléctrico fiable como algo factible y controlable. En esta misma línea, se ha definido el concepto de red de uso público aceptable, con garantías de revisión anual de las condiciones. Por otra parte, queda definido el número máximo de depósitos de capacidad reducida, independiente de la clase de abastecimiento. En consonancia con la realidad de las instalaciones y los edificios, se definen hasta seis posibles ubicaciones de los equipos de bombeo.

 

Asimismo, se incluye un nuevo concepto tecnológico de sensor de presión, más amplio que el presostato, para dar entrada a transductores de presión. Se espera que en el futuro lo contemplen otras normas europeas como la Norma EN 12845. Este concepto permite la instalación de los sensores de presión en serie, como se determinaba en la versión de 2012 de la Norma UNE 23500, o incluso en paralelo pero con un sistema que monitorice la correcta operatividad de ambos.

 

Para evitar errores de manipulación, se exige un sistema que garantice el bloqueo del modo automático de cuadros de bombas principales cuando el equipo queda solo. En abastecimientos superior o doble, se reducen los arranques posibles del motor diésel de cinco a cuatro tipos, en consonancia con la Norma UNE-EN 12845.

 

Por último, con el fin de asegurar que el fabricante de la bomba garantiza las prestaciones de la misma a la velocidad nominal de funcionamiento en el equipo de protección contra incendios, se requiere presentar las curvas de bombas originales del fabricante, con independencia de las pruebas reales del equipo en banco de ensayos.

Números anteriores

Consulte números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utilice los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.