Impulso de las normas a la implantación de BIM

El uso de modelos digitales de edificios ha pasado de ser una visión hace unas décadas a una realidad, extendida a otros activos construidos como la obra civil. Las normas técnicas están apoyando el despliegue de BIM en todo el ciclo de vida y desarrollando un enfoque hacia la ciberseguridad.

  • Facebook
  • Twitter
  • Pinterest
  • LinkedIn

Opinión

Opinión

BIM en la contratación pública

Jesús Manuel Gómez
Subsecretario de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana
Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana
(Mitma)
Una oportunidad para estandarizar los procesos BIM

Una oportunidad para estandarizar los procesos BIM

Sergio Muñoz
Secretario
BuildingSMART Spain
Presidente
CTN 41/SC 13
UNE
Aitor Aragón
Responsable de construcción sostenible y BIM
UNE

BIM (Building Information Modelling) es un conjunto de enfoques, procesos, metodologías y tecnologías para la gestión colaborativa –con base en una representación digital (modelo) compartida– de los activos construidos. El objetivo es tomar decisiones fiables en su concepción, proyecto, construcción, explotación y fin de vida.

 

El paso a una industria basada en datos requiere implantar metodologías que permitan reducir riesgos y tomar decisiones estratégicas basadas en la mejor información ya que, en ocasiones, más datos no implica mejores datos.

 

Además, el creciente número de personas y organizaciones creando, almacenando, modificando y accediendo a información sobre las construcciones, hace necesaria una mejor coordinación y unos procedimientos robustos para evitar problemas de compatibilidad entre formatos y versiones, asegurar que se cumple con los requisitos establecidos y controlar el acceso a información sensible.

 

La serie de Normas ISO 19650 facilita buenas prácticas para gestionar el trabajo en BIM y está concebida para ser aplicada en el marco de los sistemas de gestión habituales. Por ello –en línea con lo establecido en la ISO 9001–, pone el foco en los usuarios (de la información y del activo) y está orientada hacia la mejora continua.

Información y ciclo de vida

Información y ciclo de vida

La Norma UNE-EN ISO 19650-1 presenta el modo en que distintos agentes de la cadena de valor intercambian, modifican y registran la información con una perspectiva de ciclo de vida para la gestión del activo.

 

Es importante distinguir entre gestionar la información y “simplemente” crearla o archivarla. La información suele crecer a medida que el proyecto avanza pero, por eficiencia, sólo deberíamos transferir la información pertinente entre los distintos agentes que participan, así como entre las fases de desarrollo (UNE-EN ISO 19650-2) y de operación (UNE-EN ISO 19650-1) a través del intercambio entre el modelo de información del activo (AIM) y del proyecto (PIM).

El éxito en la implantación de estas normas en las organizaciones se basa en que todos los agentes asuman su responsabilidad e impacto en el éxito de la aplicación de BIM a un activo concreto. Para ello, tendrán que formar a los técnicos e invertir en los recursos necesarios.

Ciberseguridad BIM

La información contenida en los modelos BIM puede ser empleada, por potenciales atacantes, para poner en peligro a personas o activos (no sólo a los incluidos en el modelo concreto, sino también a otros edificios o infraestructuras colindantes).

 

Debido a la creciente interconexión entre bases de datos y modelos digitales empleados con fines diversos, es importante considerar la seguridad al establecer los criterios y requisitos que regirán la gestión de datos que puedan facilitar a terceros el acceso a vulnerabilidades físicas o digitales, establecer patrones de uso de personas u organizaciones (por ejemplo, a través de consumos energéticos en tiempo real) o acceder a información confidencial.

 

La nueva Norma UNE-EN ISO 19650-5 proporciona los principios y requisitos para enfocar la gestión de la información hacia la seguridad, de forma que se mitiguen los riesgos identificados y evaluados por las organizaciones como parte de su estrategia de seguridad.

 

Una aplicación correcta de los criterios de seguridad protege a las organizaciones frente a la pérdida, el robo o la divulgación de información sensible, que afecte a la privacidad o a la propiedad intelectual, o que pueda poner en riesgo a las personas o a los activos.

 

Este enfoque de la gestión de datos hacia la seguridad es aplicable a todos los activos, pero será especialmente importante cuando afecte a infraestructuras críticas, como redes de transporte, bases militares, fábricas de productos vitales (como medicamentos), emplazamientos con un riesgo específico (como centrales nucleares) o espacios de gran afluencia de personas.

Las Normas UNE-EN ISO 19650 facilitan la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de  ...

Las Normas UNE-EN ISO 19650 facilitan la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU

Impacto positivo en el sector

La implantación de las Normas UNE-EN ISO 19650 tendrá un impacto positivo sobre cómo se procesa, entrega y gestiona la información en el sector de construcción.

 

La estandarización de procesos y procedimientos facilitará el trabajo colaborativo entre distintas organizaciones, reduciendo el gran número de formatos y enfoques que se emplean en la actualidad.

 

Contar con un marco internacional común reducirá las fricciones derivadas de modos de trabajo divergentes y permitirá optimizar las interacciones entre los distintos agentes que participan en el proyecto, construcción y operación (incluyendo facility management).

 

En la cadena de valor, esto supone un incentivo para que los fabricantes faciliten formatos digitales con la información de sus productos (por ejemplo, conforme a la Norma UNE 41316). 

BIM en la contratación pública

BIM en la contratación pública
Jesús Manuel Gómez
Subsecretario de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana
Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana
(Mitma)

BIM, en tanto que metodología de trabajo colaborativa para la creación y gestión de proyectos de construcción y edificación que abarca todo el ciclo vital de una infraestructura o edificación, supone un cambio cultural que va más allá del mero cambio tecnológico. En este convencimiento vienen trabajando las Administraciones Públicas, especialmente tras la aprobación de la Ley de Contratos del Sector Público.

 

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana dio un paso al frente para liderar este proceso, impulsando la creación de la Comisión Interministerial para la incorporación de la metodología BIM en la contratación pública.

 

Esta Comisión es un órgano colegiado de la Administración General del Estado encargado del reto de incorporar requisitos BIM en las licitaciones públicas.

 

Para lograrlo, hemos comenzado realizando un análisis introspectivo, que abarca desde el ámbito administrativo y de gestión de la contratación hasta el tecnológico y de estandarización de datos.

 

El objetivo final es establecer un Plan que propicie la incorporación de BIM como una exigencia en los pliegos de contratación, tanto para proyectos de obra civil como de edificación, sean estos de nueva construcción o de mantenimiento. En este objetivo está trabajando el Comité Técnico de la Comisión, a cuyos trabajos se incorporarán los del futuro Comité de Coordinación Territorial.

 

Para la difusión de nuestros trabajos, la Comisión Interministerial contará en breve con un portal web que servirá de plataforma de comunicación de la actividad desarrollada por la Comisión y de los principales proyectos y actividades relacionados con la implantación de esta metodología.

Una oportunidad para estandarizar los procesos BIM

Una oportunidad para estandarizar los procesos BIM
Sergio Muñoz
Secretario
BuildingSMART Spain
Presidente
CTN 41/SC 13
UNE

La metodología BIM está en el centro de la transformación digital del sector de la construcción y de la gestión de los activos construidos, siendo uno de los factores que ayudan a aumentar los índices de productividad y competitividad que, en la actualidad, sitúan al sector, en el vagón de cola respecto a otros sectores económicos.

 

Una de las bases de la metodología BIM es la creación de una representación digital de un edificio o infraestructura (activo construido), que se constituye en una base de datos de información confiable (modelo de información).

 

Este modelo de información actúa como soporte principal para la toma de decisiones durante las diferentes fases del ciclo de vida del activo.

 

Este modelo de información se nutre de las contribuciones realizadas por los diferentes agentes participantes en el proyecto. Este hecho permite canalizar el conocimiento de los diferentes especialistas, aumentando de este modo la calidad del proyecto y minimizando riesgos e incertidumbres.

 

Este factor colaborativo implica que, para facilitar los procesos relacionados con la producción, gestión y uso del modelo de información es necesaria la estandarización de los mismos.

 

La serie de normas ISO 19650 proporcionan el marco necesario para llevar a cabo estos procesos cuyo resultado final debe ser un modelo de información que dé respuesta a las necesidades y requisitos de los diferentes agentes.

 

Este conjunto de normas se complementa con otras que ayudan a la estandarización de la información de los activos construidos, de modo que garantiza su accesibilidad a lo largo del tiempo.

Números anteriores

Consulta números anteriores en esta sección, los números a partir de marzo de 2018 están disponibles en versión Online y todos están disponibles para descarga en PDF. Utiliza los cursores o desplace las revistas para acceder a los contenidos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.